Más de 600 niños se gradúan como detectives de aves

Con honores más de 600 niños de edad escolar en la región de Los Santos y Coto Brus se graduaron de importante programa de educación.

El programa detectives de aves certifica que los estudiantes han recibido capacitación en temas importantes para la conservación de las aves, que incluyen el uso de binoculares para su observación, las principales características de identificación, así como los retos y mecanismos para su conservación.

El programa de educación ambiental es implementado por los Observatorios de Aves de Costa Rica en escuelas públicas de zonas de alta importancia para la biodiversidad en los cantones de Dota y Coto Brus, y es estructurado por la Universidad de Cornell.

La conservación de nuestros recursos empieza por la sensibilización de las nuevas generaciones en temas de conservación, estos niños son nuestros embajadores, ya que una vez concluido el programa tienen la capacidad de hablar sobre la importancia de la conservación de las aves y la biodiversidad en sus casas y comunidades, afirmó Pablo Elizondo director ejecutivo de la Asociación Observatorios de Aves (CRBO por sus siglas en inglés).

Las aves representan uno de los mejores indicadores ambientales, y Costa Rica es un importante sitio para la conservación de mas de 900 especies de aves tanto migratorias como residentes, y es considerado uno de los países con mas especies de aves por kilometro cuadrado en el mundo.

Los niños asisten a clases semanales durante un período de 6 meses, reciben en total 10 lecciones y participan activamente de actividades y giras a estaciones biológicas, donde logran interactuar con investigadores, realizar dinámicas que les ayuden a valorar la importancia de los recursos naturales, comentó Alejandra Robledo coordinadora del programa de educación de los observatorios.

Con una visita a la estación de Madre Selva del Observatorio de Aves, una gran cantidad de menores lograron graduarse satisfactoriamente, aquí observan como los científicos anillan y estudian las aves que posteriormente liberan. Marvin Mora, educador de San Vito de Coto Brus indicó que este tipo de acciones marcan positivamente la experiencia educativa de los menores y ayuda a reducir la presión sobre los ecosistemas.

20 escuelas y más de 600 niños forman parte de la iniciativa, que cuenta con el apoyo del Servicio de Pesca y Vida Silvestre del Gobierno de los Estados Unidos, y este es el tercer año que se implementa el programa, que ya acumula más de 1000 graduados, y representa una de las iniciativas mas importantes de educación ambiental en Costa Rica.

Título en mano, estos nuevos detectives vuelven a sus comunidades mirando a la biodiversidad y los bosques como los recursos más importantes y vitales para todos los aspectos de la sociedad.

La iniciativa cuenta con el apoyo de la Municipalidad de Dota, el Club de Aves de San Vito y los maestros de las comunidades donde se desarrolla.
Información y contacto: info@costaricabird.org

Crédito fotográfico: Álvaro Mejia – CRBO.